DISPONIBLE

Cebolla caramelizada 212g Rufino 1949

4,25 

Confitura caramelizada de cebolla, ideal para acompañar carnes y pescados.

Hay existencias

Categoría:

Descripción

Con la Cebolla Caramelizada, ‘Rufino 1949’ ha querido dar el protagonismo que debe tener una verdura como la cebolla elevándola al rango de confitura caramelizada. Es por ello que,  ha dedicado un largo proceso de experimentación hasta lograr un producto terminado que reúna el sabor y la textura apropiada para incorporarla a la elaboración de salsas y para acompañar carnes y pescados. Ingredientes: Cebolla, azúcar, aceite de oliva virgen extra, acidulante, (ácido cítrico).

Sin conservantes y sin gluten

Puedes encontrar más productos de la marca “Rufino 1949” en nuestra tienda online especializada en productos tradicionales y artesanos y productos regionales. Entre ellos están: Mermelada de Espárragos Trigueros  y  Mermelada de Pétalos de Rosa ideales para crear platos y recetas originales.

La cebolla caramelizada es una oxidación del azúcar (caramelización) por medios culinarios de la cebolla. Su elaboración requiere de un proceso de unos treinta a cuarenta minutos de lenta cocción mediante salteado en sartén (a veces alcanza una hora). La cebolla contiene azúcares naturales que mediante el lento salteado van logrando poco a poco el color marrón típico de la cebolla caramelizada.​ En algunas ocasiones para aligerar la carga de tiempo que supone su lenta elaboración se añade azúcar refinada (o miel) acelerando el proceso. Suele emplearse como acompañamiento de otros platos o preparaciones (generalmente cárnicos). Es empleada frecuentemente en la decoración de platos veganos.

Elaboración.

Para la preparación del plato se cortan muchas cebollas en forma de brunoise o juliana y posteriormente se sofríen lentamente en mantequilla o cualquier aceite vegetal (como puede ser el aceite de oliva). Se emplea en su elaboración una sartén ancha para que la cebolla esté en contacto con la superficie caliente de la misma. La mantequilla, o los medios grasos empleados, sirven para favorecer la exudación de los azúcares propios de la cebolla durante el lento salteado. La fuente de calor debe estar intensidad media a alta, y suficiente como para no quemar los pedazos de cebolla durante los tres cuartos de hora que dura el proceso. La lenta aplicación de calor hace que los propios azúcares de la cebolla vayan tomando lentamente colores dorados durante la aplicación del calor. Se deben elegir variedades de cebolla que posean grandes cantidades de azúcar.

 

Marca

Rufino 1949, Granada

Información adicional

Peso 0.212 kg